2012
Director: Ben Affleck.
Guión: Chris Terrio.
Actores: Ben Affleck, Alan Arkin, Taylo Shilling, Brian Cranston, John Goodman, Victor Garber.

¿Por qué hablo de ella? Es un tipo curioso este Ben Affleck, pese a ser un guapo convencional que lo tiene todo para triunfar en el mundo del cine no consigue destacar como actor.  Sin embargo, en su faceta como director sus películas obtienen críticas excelentes.  Y no es precisamente un cine blando y comercial.

¿De qué? Es una historia real de espionaje que la CIA desveló durante la presidencia de Bill Clinton.  Cuando en 1979 la tensión subió al máximo entre el régimen islamista de Jomeini y los EE. UU. de Jimmy Carter, 6 trabajadores de la embajada estadounidense quedaron atrapados en la casa del embajador de Canadá.  Al agente de la CIA Tony Mendez no se le ocurrió mejor idea para sacarlos por el aeropuerto, fuertemente vigilado, que simular el rodaje de la película Argo.  Una típica fantasía galáctica de aquellos años.

¿Merece la pena? Sí, es una buena película que cuenta una historia interesante y que tiene una buena ambientación y dirección.  Tengo que objetar, no obstante, que la acción prevalece sobre los personajes, no se nos dan muchos datos que nos permitan conocerlos o simpatizar con ellos.  Esta falta de implicación es típica de las películas en que aparecen personas reales.  Los guionistas no son libres de poner en su boca diálogos demasiado imaginativos.  Las personas a quienes representan podrían delatar la farsa.  El propio Ben Affleck no termina de convencerme.  No parece el actor adecuado para representar a un agente latino.  En cuanto a las delicadas connotaciones sobre la política de Oriente medio la película no profundiza demasiado.  Aborda con sinceridad los aspectos oscuros de la política estadounidense, el apoyo a régimen represivo del Sha, pero menciona lo estrictamente necesario para comprender la historia.  El mayor logro de la película, la razón por la que creo que ha gustado tanto a los críticos, es el homenaje que hace a la ciencia-ficción ingenua de los años 70, y la parodia sobre los muchos fantasmas que pululan dándose importancia por la ciudad del cine.  De modo que es una película válida que revalida -perdonen la cacofonía- a Ben Affleck como director.  Una buena combinación entre su eficacia como narrador y la elección de buenas historias.

Sitio oficial.
Críticas en Rottentomatoes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *