1930
Director: Francisco Elías Riquelme.
Actores: Juan de Orduña, Anita Moreno, Jack Castello.

¿Por qué?  Aparecida recientemente entre las pertenencias de los herederos del director, figura como la primera película sonora del cine español.  Por su título ya adivinamos que se trata de una historia castiza, y por tanto veremos imagen real del Madrid de los años 30.  También es de destacar la aparición como actor del director de cine Juan de Orduña, que luego dirigiría muchos de los grandes éxitos de la posguerra.

¿De qué? Parece que la fascinación por la fama a cualquier precio no es un invento de los jóvenes de hoy en día.  Pompeyo Pimpollo y Rodolfo Bambolino son dos amigos linotipistas que idean simular el asesinato de Pompeyo para ocupar la portada de los periódicos.  Pero su plan no se completa porque, llegado el momento, la reaparición de Pimpollo es frustrada por un altercado con el amante celoso de una actriz (un plan frustrado que recuerda en algo al de otra comedia algo posterior, Los 4 robinsones).

¿Merece la pena? La impresión más clara que me ofrece esta película es que está hecha de retales.  Hay retales en que dispusieron de película sonora y hay otros en  que no.  Hay escenas que funcionan por la imagen y el montaje, frente a otras contadas mediante una sucesión de rótulos con chistes simpáticos, pero impropios del medio cinematográfico.  Hay curiosos números musicales típicos de la época pero que nada tienen que ver con el argumento. También hay una escena en que consiguieron rodar desde un avión y la historia se detiene para mostrarnos tomas aéreas de la ciudad de Madrid.   ¿Es una película ingenua? ¿Es una película chapucera?… no sé, digamos que es una película primitiva.  Su interés es arqueológico. Vemos a Juan de Orduña enamorado de una actriz que sería en su tiempo una belleza.  Vemos un cuento ingenuo de humor típicamente cañí.  Vemos algunos planos, no demasiado buenos, de la Puerta del Sol en los años 30.
En esta ocasión no voy a poner un enlace a su página web sino a la propia película, que es de dominio público y puede verse en la red.

El misterio de la Puerta del Sol, de Francisco Elías Riquelme.

One Reply to “El Misterio de la Puerta del Sol”

  1. No soy un experto, pero nada (excepto algo de Benito Perojo y Florián Rey) del cine patrio mudo y de los años 30 tiene intéres más allá de la arqueología. Es un cine cutre, falso, torpe y bastante estático. Esta la pasaron por la tele hace ya quinientos años o así. Recuerdo haberla visto y nada, muy malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *