2012
Dirección: Magarethe Von Trotta.
Guión: Von Trotta y Pam Katz.
Actores: Barbara Sukowa,

¿Por qué? La Segunda Gran Guerra y el holocausto judío siempre dan tema para buenas películas, en parte, porque durante la segunda mitad del siglo XX me crié viendo todas las malas.  Todas las películas maniqueas escritas por los vencedores y producidas en Hollywood.

¿De qué? Hannah Arendt fue una intelectual judía de Polonia que estuvo a punto de ser atrapada por el engranaje exterminador de la Alemania Nazi.  Escapó de aquello y triunfó en los EE.UU. dando clases en la Universidad y escribiendo sobre el Holocausto.  La película se centra en el juicio celebrado en Israel contra el Comandante Nazi Adolf Eichmann.  Arendt, asistió al mismo y haciendo gala de una gran independencia de criterio escribió artículos que le pusieron frente a otros intelectuales judíos y, sobre todo, frente al consenso bienpensante de los vencedores de la Guerra.

¿Merece la pena? Uno de los grandes enigmas del Siglo XX consiste en entender como un pueblo refinado y culto como el alemán pudo ser cómplice y ejecutor de los grandes crímenes de Adolfo Hitler y sus secuaces.  Esta cuestión ha sido objeto de numerosas explicaciones e incluso estudios psicológicos.  Arendt, desde la autoridad que le daba ser ella misma judía de Polonia, osó mencionar la responsabilidad de los propios dirigentes judíos.  También es famosa por su concepto de la “banalidad del mal”.  Muy resumidamente, que Eichmann no era un monstruo de maldad sino un indiferente funcionario.  La película gira totalmente alrededor de su personaje central rodeada de una convincente, aunque discreta, ambientación de la época.  Barbara Sukowa hace un trabajo sobresaliente, si bien, lo que más destaca son sus monólogos ante el público de la Universidad.  Este es, quizá, el problema de esta película.  Su discurso es intelectual, filosófico, moral, poco cinematográfico.  Yo no se lo recomendaría a quien no esté interesado por el tema.


Sitio oficial.
Críticas en Rottentomatoes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *