Il-comandante-e-la-cigogna

2012
Director: Silvio Soldini.
Actores: Alba Rohrwacher, Lucca Zingaretti, Pierfrancesco Favino, Claudia Gerini, Valerio Mastandrea, Giuseppe Battiston.

¿Por qué? Hablaron de esta película en el programa de cine de la Televisión Española y me sorprendió ver a la estatua de Giuseppe Garibaldi opinando sobre el estado de la Italia actual.

¿De qué? Es una fábula sobre la Italia de hoy en que las estatuas de los grandes hombres comentan lo que ven desde sus pedestales.  Hay un fontanero viudo que se siente solo criando a sus dos hijos e imagina que habla con su esposa.  Hay una artista pobre que debe dinero a su casero, una especie de filósofo urbano que hace amistad con el hijo del fontanero.  Este, a su vez, se ha aficionado a alimentar a una cigüeña que para en un jardín de la ciudad.  Me falta un abogado sin escrúpulos que defiende a políticos corruptos.

¿Merece la pena? Me ha hecho falta ver esta película para darme cuenta de cuanto echaba de menos el cine italiano.  En lugar de los diálogos medidos de las películas americanas se recrea en discusiones absurdas y excesivas, muy entretenidas.  En vez de héroes y villanos, aparecen personajes sencillos que luchan modestamente con sus dificultades cotidianas. Y también algún tipo con tanta caradura que tiene gracia.  Estamos ante una fábula fresca que se ve con agrado, en gran medida por la simpatía de sus personajes.  Tiene, en mi opinión dos pequeños problemas.  Uno, que las estatuas que comentan la película son de personajes de la historia de Italia no demasiado conocidos.  El otro, que sus pretensiones de ser una fábula quedan algo frustradas por la falta de una moraleja clara.  De cualquier modo, no veo mucho cine italiano y me gusta su mirada compasiva sobre la naturaleza humana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *