1969
Director: Max Ophuls.
Personajes: Georges Bidault, Matthäus Bleibinger, Maurice Buckmaster, Emile Coulaudon, Emmanuel d’Astier de la Vigerie, René de Chambrun, Christian de la Mazière.

¿Por qué? No hace mucho hablaba del documental The Act of Killing.  El estreno de esta película ha llevado a hablar a los aficionados de otros grandes documentales testimoniales del siglo XX.  He elegido este porque me interesa el tema y, como ya irán viendo los lectores de este blog, doy mucho valor al punto de vista.  He visto muchas veces juzgar la historia desde el conocimiento actual que tenemos de ella o desde nuestros actuales valores, esto es, casi siempre, injusto.  Hoy es muy fácil ver que el régimen nazi era totalitario y cruel, que cometió asesinatos en masa contra los judíos (y otros), pero creo que en los años 40-44 la cosa era algo más confusa.

¿De qué? Este documental me recuerda mucho al Shoah de Claude Lanzmann.  Se trata de una recopilación de testimonios e imágenes que reconstruyen la vida en Francia durante los cuatro años de la Guerra.  Más concretamente en la ciudad de Clermont-Ferrand, en pleno corazón del pais y muy cerca de Vichy. Estas historias no nos son narradas por intermediación de un narrador, sino directamente de boca de los testigos que, en el año 69, aún están en condiciones de explicarse bastante bien (igual que en el documental de Lanzmann).  Hay un comandante alemán, un funcionario del Gobierno francés, un judío, un resistente comunista, un noble francés que luchó en el ejercitó alemán…  La mayoría de las preguntas son bastante pertinentes.

¿Merece la pena? Miré por encima otro documental que me recomendaron sobre este asunto: Nuit et brouillard, del prestigioso Alain Resnais.  Vi algunos fragmentos y entrevistas al director y me ha causado una pésima impresión.  No consigo ver más que a un intelectual francés en el mal sentido de la palabra, esto es, egocéntrico, pedante y sobrevalorado.  En comparación, Le chagrin y la pitié es una película mucho más honesta y valiosa.  Debo advertir que es una película sin explicaciones (como The Act of Killing) y resultará algo difícil para quien no conozca Francia y a los principales gobernantes de la Ocupación.  No obstante, las entrevistas me han gustado mucho.  Marcel Ophuls hace sus preguntas sin juzgar al entrevistado, y estos se expresan -en mi opinión- con gran sinceridad sobre sus posiciones de la época.  Aparece una sociedad burguesa que intenta navegar entre dos aguas, su lealtad a Inglaterra y su obediencia al Reich, las pequeñas envidias, los rencores y una vergüenza oculta a la que casi nadie escapa.  Es largo, es anticuado, pero está lleno de humanidad.  Ophuls mira a la historia de su país sin prejuicios, sin miedos, con el deseo de saber, no de juzgar.  Admiro al pueblo francés por tener el valor y el rigor de mirar de frente los momentos oscuros de su historia.  Una actitud sabia, madura, que los españoles no tenemos ante nuestra propia historia.



Trailer.
Críticas en Rottentomatoes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *