cartel Persepolis

2016
Dirección: Vincent Paronnaud, Marjane Satrapi.
Guión: Vincent Paronnaud, según el tebeo de M. Satrapi.
Actores: Chiara Mastroianni, Catherine Deneuve, Danielle Darrieux, Simon Abkarian.

¿Por qué hablo de ella? Una de las principales razones por las que estoy escribiendo, de nuevo, este blog Despiadado es que me encontré casualmente con dos lectores asiduos. Una pareja joven que me convenció de que habían pasado horas viendo las películas que en él recomendaba.  Esto me sorprendió mucho. Hasta entonces había creído que este esfuerzo era casi inútil, casi un diálogo con el único amigo cinéfilo que me queda.  El único lector que daba señales de vida.

Les pregunté si recordaban alguna de las películas que este blog les había descubierto pero había pasado  mucho tiempo y solo vinieron a su memoria Metro Manila y Persépolis.  Bueno, Persépolis es una película favorita y es fácil que la haya mencionado pero no había escrito un artículo específico sobre ella.   Hoy es el día en que voy a remediar ese error.  Además, hablé hace poco de Forushande y perseverar en ver Persépolis me parecio pertinente 😉

¿De qué va?  Persépolis es la adaptación de un tebeo autobiográfico publicado por Marjane Satrapi.  Es, por tanto, una película de animación en blanco y negro cuya historia tiende a seguir una línea de escenas cortas.

Persépolis nos explica los graves conflictos de Irán -interiores y exteriores- desde la mirada de la niña Marjane.  La niña se hace mayor entre cambios que le hacen emigrar a una Europa que la acoge con frialdad.

¿Merece la pena?

Ya no me molesto en escribir sobre películas malas, de modo que no estaría hablando sobre esta si no creyera que merece el tiempo de mis escasos lectores.  Es, además, una película abierta que gusta a todo el mundo.  Satrapi explica la historia de Iran través de la mirada de una niña, lo que resulta a un tiempo cómico, didáctico y entrañable.  Satrapi nos habla de una sociedad relativamente madura y abierta que involuciona por efecto de los accidentes de su historia hacía un régimen teocrático.  Una involución no muy distinta a la que supuso el régimen de Franco para España.   Nos ayuda a entender que Irán es mucho más que esa reata de fanáticos medievales que vemos en los informativos vociferando ante las arengas de Ahmadineyad, o del barbudo ayatollah que ahora le sustituye.

La mirada de Satrapi no es la de un documentalista equilibrado y aséptico.  Su relato mezcla las conversaciones imaginadas de la niña con la poesía de los recuerdos de la mujer adulta. Y, dentro de este contexto general, habla sobre la condición de la mujer en su país. Son precisamente las mujeres que participan en este proyecto las que parecen darle un toque de sensibilidad exquisita.  Algunas de las actrices más entrañables de Francia han puesto sus voces. Irán ha aportado el aroma mágico de las fábulas orientales.  Y ambos países, la osadía y la elegancia para contar bellamente las cosas terribles.

El cine autobiográfico es una rara avis en el mundo del cine (en este blog hay dos ejemplos muy estimables All that Jazz y Sleepwalk with me).  Sin embargo, este tipo de historias produce un cierto vértigo.   Una vez te has desnudado completamente ante tu público no parece que quede nada por mostrar.  Las próximas películas de Satrapi serán estimables pero difícilmente podrá repetir una obra tan acabada como esta Persépolis.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *