cartel-Snowpiercer

2013
Director: Joon-ho Bong.
Guión: Joon-ho Bong y Kelly Masterson, según un tebeo de Jacques Lob, Benjamin Legrand y Jean-Marc Rochette.
Actores: Chris Evans, Jamie Bell, Song Kan-ho, Ed Harris, Tilda Swinton, John Hurt, Octavia Spencer.

¿Por qué?  Tal vez algún día publique esa lista que tengo en mi cabeza de directores favoritos.  Quienes me lean comprenderán entonces el tipo de cine que me gusta: Farhadi, Fukunaga, Peter Weir, Clint Eastwood, Ken Loach, Ang Lee… (directores en activo, se entiende) en esta lista muy probablemente esté Joon-ho Bong. Joon-ho Bong es uno de esos directores que han convertido el cine coreano en lo que es.  Memories of Murder era su obra maestra pero The Host y Madeo son, también, extraordinarias.  Hay que ver lo que hace Joon-ho Bong.

¿De qué? La Vie d’Adele, Quai d’Orsay y ahora Snowpiercer, tres películas basadas en tebeos franceses que no son los clásicos conocidos.  La Tierra ha quedado helada tras un accidente climático y los únicos supervivientes son los pasajeros del tren Snowpiercer (Rompenieves).  Un tren sostenible que recorre el planeta en un circuito sin fin.  Los viajeros de la cola deben su vida a la magnanimidad de un ingeniero mítico llamado Waldorf pero viven sometidos a su cruel autoridad y conspiran para revelarse.

¿Merece la pena?
Cierto compañero que conoció Corea en el año de las olimpiadas (1988) me contaba que sus comercios estaban llenos de productos copiados a los occidentales, pero ellos no tenían ningún complejo al respecto.  Un vendedor de zapatillas falsas le explicaba orgulloso que sus zapatillas imitadas eran mejores que las Nike originales. Snowpiercer es una copia hecha en Corea de una distopía típica (los ingleses son los más prolíficos).  Está bien, es una buena copia, mejor que el original en algunos aspectos.  Pero tampoco son un gran aficionado a este género con pocas obras interesantes.
Las películas de Bong siempre han transcurrido en Corea y tenían personajes insólitos muy pegados a su sociedad.  Los héroes de su único filme de efectos especiales, The host, son una familia vulgar que regenta un restaurante de fideos.  Esta originalidad, esta ruptura de los tópicos es lo que no tiene Snowpiercer.  Estamos ante un argumento típico de tebeo distópico protagonizado por un actor americano con cara de pan.  Los esclavos que avanzan violentamente hacia los vagones de cabeza descubren una estructura de clases que intenta ser metáfora del funcionamiento de la sociedad.  La historia tiene una vertiente de acción-aventura, y otra filosófica.  La primera funciona bien, tiene un clima extraño y algunas sorpresas interesantes (entre las sorpresas está la curiosa interpretación de Tilda Swinton), la segunda resulta algo burda.

Es una buena película pero no para Joon-ho Bong.  Mi consejo es que vean sus películas anteriores.


Sitio oficial.
Críticas en Rottentomatoes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *