cartel-Starbuck

2011
Director: Ken Scott.
Guión: Scott y Martin Petit.
Actores: Patrick Huard, Julie LeBreton, Antoine Bertrand.

¿Por qué? El desconocido cine canadiense está teniendo una racha bastante buena: “Incendies”, “Profesor Lazhar”… esta película tiene un planteamiento original y buenas críticas.  Además, es en francés.  Hoy la he vuelto a poner para que la vea mi mujer y le ha encantado.  Es una película bonita que puede gustar a cualquiera.
¿De qué? De un repartidor de carne aficionado al fútbol y  algo irresponsable que un día recibe la noticia de que tiene 533 hijos.  Esto es el resultado de la época juvenil en que descubrió que se podía ganar dinero fácil donando esperma a un hospital.  Ahora estos hijos presentan una demanda para saber quien es su padre.  Asumir las propias responsabilidades es el tema de la película.
¿Por qué? La primera vez que la ví tuve serias dificultades para entender los diálogos cómicos por el fuerte acento canadiense de los personajes.  El protagonista interpretado por Patrick Huard sabe ganarse nuestra simpatía y en su periplo hay momentos para la comedia, la maduración tardía y la ternura.  El hecho de que sea un forofo del fútbol no me resulta simpático.  Para mí la afición desmedida al fútbol se asocia con la inmadurez pero es precisamente por esto por lo que le va bien al personaje.  La historia se mete a menudo en jardines arriesgados, situaciones sentimentales o incómodas que el director maneja perfectamente marcando certeramente el pulso de la historia y la evolución emocional de sus personajes.   Es una comedia amable que puede uno ver con los amigos menos aficionados al cine sin bajar su prurito cinéfilo.  Llevo ya varios días escribiendo y creo que, tal vez, he sido demasiado severo en mis calificaciones.  Hoy me parece un buen día para empezar a poner buenas notas.
Posdata: Hollywood a hecho su propia versión de esta película, protagonizada por Vince Vaughn.  No tengo una opinión al respecto, no me he molestado en verla.

 
Sitio oficial.
Críticas en Rottentomatoes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *