No hay ladrón que por bien no venga

Dario Fo, el único autor cómico al quien se ha concedido el Nobel de Literatura.

La Sala Estudio3, con capacidad para unos 60 espectadores es, en realidad, una escuela dirigida por el actor argentino Agustín Bellusci en pleno Barrio de las letras (Madrid). Antiguos alumnos del centro producen sus propias obras y las representan para los aficionados al teatro independiente cosechando, a menudo, buenas críticas. Aunque la mayoría de los actores viven de otros empleos han conseguido seguir funcionando como compañía estable.

¿Qué?

En la temporada de 2013 han representado No hay ladrón que por bien no venga (Non tutti i ladri vengono a nuocere). Una comedia del autor italiano Dario Fo. Hasta donde se me alcanza, el único cómico del mundo a quien se ha concedido el Premio Nobel de literatura. No sin razón, Fo utiliza el humor para hacer un agudo retrato de la sociedad italiana. Y, como queda claro en la versión de Estudio3, los italianos no son tan distintos a nosotros. Algunas de las mayores carcajadas se escuchan cuando los espectadores reconocen frases que se han oído muy recientemente -dichas completamente en serio- en los noticiarios sobre el caso Bárcenas.

Cuando y cómo.

Kiko Reinoso y yo realizamos la grabación definitiva de la obra el 26 de Octubre de 2013 usando cámaras Panasonic de Alta Definición y sonido Tascam. Era sábado y la sala estuvo abarrotada pese a coincidir con un partido de fútbol entre el C.F. Barcelona y el Real Madrid. Fue una buena representación; después de tres meses los actores habían dado con el tono exacto para cada frase y el público conectó desde el principio con el humor de Fo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *